Pesar en Lebu por muerte de Orlando Casanova

Estándar

Fuente: Radio Proyección, 04-05-2009.

Lebu.- Cerca del mediodía dejo de existir don Orlando Casanova Salgado, conocido comerciante, escritor, miembro honorario de la Primera compañía de Bomberos de Lebu y Voluntario Insigne de Chile con más de 50 años en la institución bomberil.

A la edad de 77 años partió este destacado vecino lebuelense, Sus restos mortales están siendo velados en su domicilio trasladándolos el día de mañana martes a su Cuartel Primerino ubicado en calle Pérez Nº 343, siendo sus funerales el día miércoles 6 de mayo.

Orlando Casanova Salgado nació el 21 agosto de 1932 en Villa Pehuén, en 1945 tras fallecer su madre decide trasladarse hasta Lebu, donde comienza a estudiar de día y trabajar por las tardes, llegando a segundo año de humanidades, luego toma un curso de cinco años titulándose de Perito en Contabilidad, también incursionó en cursos de Nociones de Administración de Empresas, Comercialización y Técnicas del Pequeño Empresario. En el comercio, su profesión, preside por 10 años consecutivos la Cámara de Comercio Minorista de Lebu, junto con pertenecer a otras instituciones de bien público. Voluntario Insigne de Chile, ingresó a la Primera Compañía el día 1 de junio de 1953, desempeñándose por varios periodos como Tesorero de Compañía, Teniente de Maquinas y Director de la Centenaria Compañía. El año 1991 el Honorable Directorio General lo designa Miembro Honorario del Cuerpo de Bomberos y el 4 de mayo de 2003, recibe de manos del Presidente Nacional de Bomberos de Chile la más alta distinción “VOLUNTARIO INSIGNE DE CHILE”.

” … Casanova es autodidacta, ama la buena música y se transforma en un lector empedernido. Desde muy joven comienza a escribir poesías, muchas de las cuales se han perdido en viejos cuadernos y cartas de amor… extractado del libro “Explorando el Alma Poemas y Cuentos”, 1998

http://radioproyeccion.cl/2009/05/04/pesar-en-lebu-por-muerte-de-destacado-vecino/

Orlando Casanova

Estándar

Esta es la página dedicada a Orlando Casanova, escritor lebulense. ” … Casanova es autodidacta, ama la buena música y se transforma en un lector empedernido. Desde muy joven comienza a escribir poesías, muchas de las cuales se han perdido en viejos cuadernos y cartas de amor … ” Explorando el Alma Poemas y Cuentos, 1998

Mini – Biografía

” En la villa Pehuén, Lebu, nace en el mes de agosto de 1932, Orlando Casanova Salgado. Los 13 años de vida campesina marcaron profundamente su temple emprendedor, a la par con su espíritu soñador. Al morir su madre en 1945 también muere con ella su niñez … el niño se queda en Pehuén y el hombre parte a la ciudad de Lebu.

Allí comienza a estudiar en el día y a trabajar por las tardes, llegando al segundo año de humanidades (de esa época) en el liceo nocturno. No se deja estar y toma un curso de cinco años, por correspondencia, titulándose de Perito en Contabilidad. También incursionó en cursos de Nociones de Administración de Empresas, Comercializacíon y Técnicas del Pequeño Empresario. En el comercio, su profesión, preside por 10 años consecutivos la Cámara de Comercio Minorista de Lebu, junto con pertenecer a otras instituciones de bien público.

Casanova es autodidacta, ama la buena música y se transforma en un lector empedernido. Desde muy joven comienza a escribir poesías, muchas de las cuales se han perdido en viejos cuadernos y cartas de amor … ”

Extractado del libro “Explorando el Alma Poemas y Cuentos”, 1998

Algo de su obra…

EL DÍA QUE A VECES NO VIVIMOS
Cuando el manto de la noche
empieza a cubrir la vida del hombre,
recién descubre
que tuvo todo el día para vivirlo,
más, ya es tarde.
Pensamientos
Orlando Casanova

EL ÁRBOL SAGRADO DE PELAHUENCO

Hay momentos del día
Cuando el sol ya se está yendo
Que compensan la estadía
En el espacio tiempo.

Escuchando a Chopin
La paz me acompaña
Mientras mi mente viaja
A esas viejas mañanas.

Caminando por el campo de mi abuelo
Me detengo un momento a la sombra
De ese grande y hermosos avellano
Que está en medio de la loma.

Mi abuelo lo dejó que creciera
Imponente, como un rey
(¿Quién sería primero en estas tierras
el avellano o él?)

¿Sería mi imaginación aquella tarde
Que escuché que al árbol le decía:
Tu seguirás dando sombra
Mientras mi Dios me de vida?

Siempre me impresionó
Ese árbol tan frondoso
¡Tan cargado de avellanas!
Y de tronco tan añoso.

Acariciar ese gran tronco
Y el cariño de mi abuelo
Hacían que me sintiera
Siendo parte de ese suelo.

Ahora que no está mi tata,
Ahora que yo soy abuelo
Ahora que se alejaron los años
No voy por esos lados por miedo
A no encontrar el avellano.

Del libro “Inquietudes del diario vivir”, 2001