LEYENDA DE LA PIEDRA DEL TORO DE LEBU

Estándar

(A Rosita Amalia y Rosita Cartes)

Entre Punta Lavapié y Punta Tucapel del Golfo de Arauco en la Octava Región, se encuentras Lebu, ciudad costera que en una de sus playas posee un complejo conjunto de acantilados, laberintos, cuevas de proporciones gigantescas y la famosa “Piedra del Toro” que guarda la abrigada ensenada conocida como la Playa de la Cueva.
En tiempos remotos estos lugares eran habitados por tribus paleo indias que vivían de la extracción de moluscos y de la pesca; de esa realidad surge esta leyenda que paso a relatar en las siguientes líneas.

“La playa de la cueva era el lugar elegido y predilecto de niñas y jovencitas que se refugiaban en este discreto lugar para jugar y bañarse en días de intenso calor, cuando el Padre Viento dormía entre las olas. Esta era la Playa de las Doncellas y la tribu respetaba el lugar como un verdadero santuario; sin embargo, para protegerlo de las miradas indiscretas de osados muchachotes de otras tribus, que siempre andaban al acecho, los celosos abuelos, padres y hermanos llevaron un gran toro que, erguido entre las rocas hacía de guardián y espantaba con sus feroces bramidos y bufidos a los más arriesgados mozos. Así pasaron muchas generaciones y los traviesos muchachos siempre trataban de burlar al gran monstruo que les impedía el paso.
En una oportunidad en que el vigilante era un toro nuevo y todavía inexperto, uno de los mozos, con un ingenioso engaño logró que la bestia se acercara a los acantilados y entonces una gigantesca ola hundió al animal en el rabioso mar. Desde aquellos remotos tiempos, la llamada “Piedra del Toro” brama furiosa para advertir a los arriesgados que allí, en el fondo del mar sigue la bestia cuidando la Playa de las Doncellas; más aún, dicen que en noches de invierno, los bramidos se escuchan en toda la hermosa ciudad de Lebu con una potencia que a no pocos asusta.”

Otra tradición dice que las jóvenes, para demostrar su doncellez, ponen en la Piedra del Toro un pañuelo blanco, si el toro brama y lo devuelve se comprueba su pureza… si esto no ocurre y el pañuelo se pierde en el oscuro abismo…no hay nada más que hablar.

FIN

MARÍA INÉS VEGA SANHUEZA

About these ads

2 comentarios en “LEYENDA DE LA PIEDRA DEL TORO DE LEBU

    • María Inés Vega Sanhueza

      Gracias por lo que a mi concierne; soy profesora y creo que estas narraciones sencillas, además de ser hermosas, pueden ayudar a los profesores de la zona a hacer que la literatura tenga sentido de pertenencia para los niños y niñas y así ir creando buenos lectores para el futuro.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s